¿Por qué se produce la caspa?

A muchos nos ha pasado que nos miramos al espejo y vemos esos pequeños puntos blancos de la caspa en nuestro cabello y también en nuestra ropa.

Pero, qué es la caspa y por qué se produce, sigue leyendo y descubrirás más acerca de ella.

La pitiriasis capitis, que nosotros conocemos como caspa,  es una afección que se distingue por la aparición de escamas de piel seca en el cuero cabelludo, que si bien no es contagiosa, sí es “incómoda”, pues las escamas son notorias y se van quedando en nuestro cabello, ropa, almohada, etcétera.

¿Qué causa la caspa?

Cabe mencionar que hay algunos factores que pueden desencadenar los síntomas de la caspa y aquí te comentamos algunos:

Renovación de la piel del cuero cabelludo: Un buen ejemplo es que la epidermis del cuero cabelludo cambia cada 28 días aproximadamente, pero puede presentarse el caso de que en algunas personas la frecuencia aumente y dé como resultado la caspa. Esto debido a que el proceso de renovación celular llega a durar nada más 7 días, tiempo insuficiente para que las células alcancen su estado óptimo, formando capas que son las escamas que luego terminan en nuestra camisa.

– Cambios hormonales: Otro punto que puede provocar este problema son los cambios en las hormonas, e incluso se tiene la creencia de que la aparición de la caspa está relacionada con el estado emocional de la persona, aunque no está confirmado. Sin embargo, se considera que la situación puede empeorar en momentos de estrés.

– Sensibilidad del cuero cabelludo: La caspa puede producirse simplemente por una alta sensibilidad del cuero cabelludo y reaccionar a climas extremos o a productos para el cuidado del cabello.

¿Hay diferentes tipos de caspa?

La respuesta corta a esta pregunta es sí, ya que podemos encontrar 2 tipos principales de este problema. El más común es el de la caspa seca, el cual provoca la descamación del cuero cabelludo y produce los restos de piel que se desprenden con facilidad. Además de mostrar un cabello opaco, áspero y sin brillo.

Por otro lado, también tenemos la caspa grasa, que genera escamas más grandes y mezcladas con sebo, lo que las hace espesas, aceitosas y pegajosas.

¿Quién puede ser víctima de este padecimiento?

Los principales afectados por la caspa suelen estar comenzado la pubertad, ya que durante la adolescencia las concentraciones de hormonas son mayores y el organismo produce más grasa, aunque también puede estar presente en adultos y en un caso mucho menor en niños y ancianos.

¿Qué hacer en caso de caspa?

Algunas recomendaciones para tratar la caspa, son:
1. Lava tu cabello y aplica champú de manera uniforme, pero con más énfasis en donde está presente la caspa.  

2. Date un masaje muy suave con las yemas de tus dedos sobre tu cuero cabelludo para despegar las escamas.  

3. Lee la etiqueta del champú que selecciones para saber cuánto tiempo dejarlo en reposo.  

4. Sécate el cabello, primero con una toalla sin frotar mucho, y luego deja que se termine de secar al aire libre. 

Cabe mencionar que la caspa puede aparecer debido a condiciones de la piel en específico o por alguna patología, por lo que la recomendación es que consultes a tu médico para aclarar tus dudas.

Esperemos que estos consejos te sean muy útiles. Encuentra más interesantes consejos para tu cabello en el blog de Bigen.